¡A por un millón de risas!

Objetivo general

¿QUIERES PARTICIPAR EN ALGO GRANDE?

¡A por un millón de ejemplares de  Jodidas pero contentas vendidos!

¡A   POR UN MILLÓN DE RISAS!

Objetivos específicos

  • Vender varios millones de ejemplares de Jodidas pero contentas en todo el territorio nacional así como en otros países de habla hispana.
  • Convertir Jodidas pero contentas en un referente de la literatura femenina y de humor.
  • Conseguir hacer reír a millones de personas con la lectura de Jodidas pero contentas.
  • Subirme a un tren o a un avión y encontrarme personas sonriendo mientras leen Jodidas pero contentas.
  • Hacer más popular Jodidas pero contentas que el Despacito de Luis Fonsi

Introducción

Definición de Introducción: Acción y efecto de introducir algo o introducirse en algo.
Pues allá voy y prometo que no les va a doler ¿Preparados?

Voy a meter en sus mentes la idea de que Jodidas pero contentas es un libro capaz de estar en los primeros puestos de las listas de venta de libros y que va a dar muuuuucho de qué hablar.

Voy a tratar de convencerles de que Jodidas pero contentas es un libro único, divertido, seductor, interesante, descarado, chulo, estiloso, espontáneo, chispeante y que ha llegado a este mundo para comérselo. ¿Por qué lo sé? Porque es mi criatura, así la he parido y mira por donde ha salido a su puñetera madre.

Un empujoncito más

“Los hombres son unos simples”, diría cualquier mujer; y ¿no será que nosotras somos demasiado complicadas?
Quién mejor que una mujer para complicarse la vida. ¿O acaso no es complicársela el empeño de meterse en una falda de la talla treinta y seis cuando la tuya es una cuarenta y dos, arrancarse el vello de las ingles con cera ardiendo para acudir a la revisión del ginecólogo o pasarnos tres horas en la peluquería con la cabeza llena de papel de aluminio, cual besugo al horno, para lucir unas mechas?
Si en mitad de la selva se observara tal comportamiento en un espécimen animal, el equipo de National Geographic acudiría inmediatamente para rodar el que sería sin duda el mejor documental de su historia. El caso es que cumplir con nuestro papel de hembras de la raza humana en el siglo XXI ha puesto a las mujeres en situaciones de lo más ridículas y disparatadas.
Somos así porque lo aprendimos de nuestras madres y del resto de mujeres de nuestra familia. De ellas copiamos toda esa colección de extraños comportamientos convencidas de que así seremos más femeninas. Como si de una secta se tratara, nos comportamos como se espera de nosotras para ser aceptadas en el grupo, sin tan siquiera plantearnos las razones para ello. Lo hacemos y ya está, transmitiendo esas enseñanzas a nuestras hijas y así por los siglos de los siglos.
Reivindico que no siempre me gusta ser mujer, pero, ya que me ha tocado, he decidido reírme de ello y al menos así consolarme.

Justificación

“Una justificación es un argumento que apoya o sustenta una idea. En otras palabras, es una forma de explicar algo que sirve como complemento o aclaración de una afirmación previa.”

Resulta que es la primera vez que redacto un proyecto y como no tengo ni idea de cómo se hace, me he informado por Internet y he tomado notas de la estructura que debe seguir. Parece ser, que este punto de la “Justificación” es el principal, donde hay que echar toda la carne en el asador. Por eso, lo primero que he hecho, es buscar la definición exacta de esta palabra y me acabo de dar cuenta que lo mismo me he metido en un jardín, porque claro, tras la introducción que he hecho, a pecho descubierto, ahora toca aclarar dicha “afirmación previa”, pero no se preocupen, que ya verán ustedes cómo me los llevo al huerto.

De momento, me voy a fumar un cigarrito, para ver como continúo con esto, que todo buen escritor, tiene su mal vicio, los mejores son alcohólicos, pero es que yo me tomo copa y medio de vino y ya se me pone una sonrisilla tonta y se me traba la lengua; así que de momento me quedo con lo del tabaco y ya cuando sea una escritora de éxito empezaré a darle a los Martinis.

Continúo…

Señores y señoras, por ser políticamente correcta, ¿o tenía que haber puesto señoras primero?, (ahora aquí es donde iría el emoticono ese de la carita amarilla mirando hacia la derecha y con la mano sujetándose la barbilla, pero mi ordenador es viejo y no tiene esa función. Ustedes lo visualizan y ya está), que está el tema este del feminismo muy revuelto y lo mismo ya he metido la pata; Bueno, yo lo dejo así y ya ustedes se lo sirven como quieran…

¿Qué es Jodidas pero contentas? Es una reflexión divertida de esos asuntos relacionados con nosotras, las mujeres. Porque ¿quién de ustedes, señoras, no ha renegado alguna vez de su condición sexual?.
La protagonista es una mujer en torno a los cuarenta años que cuenta sus propias experiencias en estos menesteres.
Rápidamente se verá identificada con ella, en el caso de que usted sea una fémina; si por el contrario es usted un hombre, se identificará con Enrique, marido de nuestra protagonista, y se acordará inmediatamente de su señora, hermana o madre y de esas veces que ha deseado cogerla por el cuello y a los cinco minutos comérsela a besos.
Para ambos supondrá un alivio saber que no son los únicos que sufren debido a la condición femenina.
¿Cómo es Jodidas pero contentas? Para empezar, cuenta con un título magnífico, que no deja indiferente a nadie. Podía haber sido “Como ser mujer y no morir en el intento”, pero se lo pilló antes la escritora Carmen Rico Godoy, además era demasiado largo, por lo que me decidí por esas tres palabras que sintetizan perfectamente el espíritu del libro resultando muy divertido y atrayente. La portada, que ya la han visto en la primera diapositiva de esta presentación, no se queda atrás. Es muy llamativa con ese fondo en color rosa chicle, (las mujeres distinguimos una gama de colores que a los hombres les cuesta entender), que también podría llamarse rosa fucsia, (o rosa furcia para las más chonis), como si le queremos decir rosa putón, el caso es que insistí mucho cuando me diseñó la portada la editorial, en que fuera un color muy llamativo que destacase en los estantes de las librerías. La imagen de la portada trata de reflejar la complejidad del mundo femenino, donde aparecen esparcidas sobre una mesa varios objetos sacados de un bolso: desde unas braguitas a un chupete, pasando por un pintalabios, un rimel o una brocha de colorete. No subestimen nunca lo que puede salir del bolso de una mujer o lo que esconde en el mismo.

En las solapas aparece una muy buena fotografía de la “muá”, con coletas y una sonrisa generosa y también una escueta biografía. (Me ha salido un mal pareado. Estoy dudando en sí dejarlo o cambiar la frase).
¿Qué tal esta otra oración?
En las solapa del libro, se encuentra una corta biografía de la autora, es decir, de la “muá”, encabezada por una foto muy simpática de una Clara sonriente y con coletas. (Así queda mejor, ¡dónde va a parar!).
Son 187 páginas de lectura amena, con un magnífico prólogo escrito por un muy buen amigo, Rafael González, que habla maravillas de mi persona y explica fenomenalmente de que trata el libro y como ha sido escrito. (Les transcribo a continuación un párrafo del mismo para que vean que no les miento…)

“Aquí vamos a descubrir muchas cosas que a los hombres nos está vedado porque somos bastantes cortos y en general no prestamos atención más allá de lo que la mujer muestra. Pero descubriremos cómo y de qué hablan las mujeres, qué sienten, como se toman una vida que aún les niega el sitio que merecen. Tiene usted un auténtico manual en sus manos, querido amigo. Y usted, amable lectora, unos capítulos en los que estoy seguro se va a encontrar como delante de un espejo. Y, en cualquier caso, lectores audaces, tienen la oportunidad no sólo de disfrutar con la ironía, la realidad y las situaciones comunes que Clara nos presenta, sino descubrir a una mujer que como muchas otras sabe vivir jodida pero contenta, y siempre haciendo del mundo un sitio mejor.”

Tras el inefable prólogo de Don Rafael, (he puesto lo de inefable porque me han recomendado que escriba palabras excelsas y grandilocuentes, que por lo visto quedan muy bien y da la impresión de que una es cultísima y tiene un gran conocimiento del vocabulario, que tampoco es mentira), va la introducción, esa parte en la que una explica de qué va el libro para llamar la atención y prepara el ánimo del lector, que aunque breve, cumple a la perfección su función y cumple su objetivo.

Ya en la página diecisiete, empieza el primer capítulo: “La ropa interior”, que es uno de los mejores y más divertidos y con el que ya tengo al lector más enganchado al libro que Pocholo a una fiesta. Le siguen dieciséis capítulos más, en los que nuestra prota se ve inmersa en situaciones cotidianas de cualquier mujer, pero que se convierten en verdaderas tesituras para ella, llegando al disparate y con una carga de humor tan bestial, que el lector no podrá contener las carcajadas.
Los capítulos no guardan continuidad, lo cual está muy bien, pues el lector puede escoger el orden en el que leérselos o releerlos, además hay lectores perezosos e incluso vagos, hasta me he encontrado con alguno que me ha confesado que no se ha leído un libro en su vida y que Jodidas pero contentas ha sido el primero. Además está escrito en un lenguaje muy sencillo, coloquial, de andar por casa, más cómodo que una bata de boatiné con pelotillas. Esa fue la idea desde el principio, cuando comencé a escribirlo, que fuera apetecible, fácil y muy gustoso de leer. Curiosamente hasta me he encontrado quién me ha preguntado si lleva dibujitos, “Pues claro, en la portada”, les he contestado; Excusas a mí… También tengo a más de uno esperando el audiolibro, que también tiene su mercado, ehhhh, y otros que están esperando a que salga la película, no sé si alguno de los que estéis leyendo este proyecto, tenéis mano en alguna productora cinematográfica, seguro que Penélope Cruz, teñida de rubio, nos quedaría perfecta para el papel de la prota, ¡ya la estoy viendo! Vamos a pensar a lo grande; si alguno conoce la dirección de Pedro Almódovar, que me informe, le voy enviando un ejemplar o se lo llevo en mano junto con un táper lleno de torrijas, que siempre eso ayudará, que me da mi que a Almodóvar le gustan los dulces caseros.

A estas alturas, imagino que estarán pensando “Vaya zumbaera tiene esta mujer”, de acuerdo, aceptamos pulpo como animal de compañía, pero si he conseguido que sigan leyendo el proyecto hasta aquí y les he hecho reír, piensen que soy la misma que ha escrito Jodidas pero contentas y que tenemos la oportunidad de hacer reír y enganchar a millones de lectores. ¡Que mejor proyecto a llevar a cabo, en un mundo donde la risa es tan necesaria!

Destinatarios

El título y temática del libro, pudiera hacer pensar que va a dirigido a un público femenino y aunque claramente, éste está comprendido, no por eso queda excluido, ni mucho menos, el masculino. Curiosamente, me he encontrado que más de la mitad de sus lectores actualmente, son hombres.
Esto es así, porque la base del libro es el humor y este no tiene sexo. Además, ofrece la oportunidad a los hombres, de conocer un poco mejor, el universo lleno de misterios del comportamiento y pensamiento femenino, lo cual les resulta muy atrayente.

Para que el libro llegue a sus destinatarios finales, los lectores, se precisa llegar antes a librerías tradicionales o digitales, y para ello, distribuidores nacionales del sector.

Evidentemente, teniendo en cuenta la importancia fundamental que tienen hoy en día las redes sociales e Internet, sería preciso contar con especialistas en Comunity Manager y/o Marketing digital.

No por ello, hay que descartar los medios de comunicación tradicionales, que siguen teniendo mucha relevancia y resultan complementarios.

Así mismo, sería muy interesante poder contar con la colaboración de organismos y fundaciones, donde poder realizar presentaciones del libro, firmas y conferencias sobre la temática del libro.

Recursos

  • Contratación de Comunity Manager que lleve a cabo las labores de creación, gestión, monitorización y posicionamiento de Blog y página web. (O publirrelesion 2.0)
  • Contratación de campaña de publicidad: Entrevistas en prensa, radio, televisión y anuncios. (Para la televisión habrá que contar con peluquera y maquilladora, que salga una mona)
  • Contratación de presentaciones, firmas de libros, presencia en ferias de libros e impartición de conferencias. (Ahí me desenvuelvo como pez en el agua, eso es lo mío)
  • Análisis de editoriales y contratación de distribuidoras a nivel nacional. (Para vender libros como churros)
  • Creación de audiolibro. (Para los comodones)
  • Contacto con la productora cinematográfica El Deseo. (Esta es la de Pedro Almodóvar)