1.- Medita acerca delo que te gusta de ti. Anótalo
2.- Define el objetivo de tu vida. Prueba enfoques diferentes.
3.- Divide tu objetivo de vida en metas intermedias realistas.
4.- Practica ejercicios de visualización. Visualiza tus metas como si ya las hubieras logrado.
5.- Sigue la pista de tus victorias. Que fallemos de vez en cuando, no quiere decir que vayamos a fracasar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *