Seguro que en tu niñez tenías algún lapicero al que le sacabas punta con esmero cuando no escribía bien. Después, a seguir escribiendo o pintando hasta que fallara de nuevo la punta para volver a repetir el proceso. Pintar, gastar mina, sacar punta, pintar, gastar mina, sacar punta, pintar…

¿Se imaginan pintar mucho y después sacar punta todo el día sin volver a pintar? Sería una forma de gastar el lapicero habiendo perdido su sentido inicial.

Ahora es el momento de llevar ese símil a nuestra vida. En muchas ocasiones tenemos un problema con alguna persona, lo hablamos y buscamos soluciones de forma conjunta. Luego pasa el tiempo, y en muchas ocasiones no volvemos a retomar el tema. 
 
Pero nuestra cabeza vuelve a darle vueltas, saca punta y punta, y en muchas ocasiones empieza un diálogo interior: “¿Qué habrá querido decir?”. “¿Seguro que lo interpreté bien?”. “Mira que a mí me parece que quería decir otra cosa”. “Porque claro, si no, no hubiera hecho eso, seguro que quería decir eso otro”.“Creo que esa persona está mal y quizás la tenga que sacar de mi vida”. “Que sí, que sí, que la conozco bien y eso es lo que piensa”. “Me sorprende que me haya podido fallar tanto”, y bla bla bla…

 ¿Suena familiar? En este momento empieza un diálogo interno que puede no tener fin. Empezamos a sacar punta y más punta, gastando una energía que no conduce a nada. En cada reiteración de pensamientos tendemos a poner las cosas más y más distante de la realidad.
¡Para de sacar punta! ¡Para ya! ¡Por favor!

Es el momento de dejar todos los prejuicios a un lado, y volver a hablar con las personas interesadas. O simplemente trata el tema con un coach vital que te permita tomar otra perspectiva de los hechos.

 
Pero por favor, para de sacar punta sin sentido… ¡y vuelve a pintar!

Si quieres acudir al consultorio, pídeme cita llamando al 609037738
2 comentarios
  1. Reloj de arena
    Reloj de arena Dice:

    Eres brujita? jajajaja … personalmente siento que tu entrada la escribiste para mi. Resumiendo, acabo de dar por terminada una relación en la que estuve sacando punta mas de un año y medio (después determinada dicha convivencia) y por fin me quede sin lápiz!!!

    Sé que nos engañamos en estos casos buscando nuevos organigramas de pensamientos para hundir sin remordimientos o ensalzar sin objetividad a personas que de un modo u otro son parte de nuestras entrañas y efectivamente tanto al pisotear o al subir, nos alejamos mas de la realidad. La vida es cruel y a la vez genial.

    Gracias

    Responder
  2. Clara Gregorio
    Clara Gregorio Dice:

    Nada de bruja. Al final, los seres humanos somos más parecidos de lo que nos creemos en nuestro modo de pensar y de comportarnos.

    La vida es maravillosa, intensa y no deja de enseñarnos cosas.
    Atento a la siguiente aventura que te brinde, no temas a vivirla.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *