Mira al miedo a los ojos,
 hasta que éste te tenga miedo.
 
Que el miedo no te paralice, porque valiente no es el que se lanza al vacío sin pensar, si no el que aún sintiendo miedo y conociendo el peligro, decide saltar.
2 comentarios
  1. Nano Martínez
    Nano Martínez Dice:

    He visto a mi sobrina crecer, cuando empezó a andar unos pasitos, no sé las veces que caía y se caía y siempre volvía a intentarlo hasta que correteó. Para mí es una maestra de la perseverancia y mi mayor heroína, desde entonces intento imitarla, si flaquea.

    Responder
  2. Clara Gregorio
    Clara Gregorio Dice:

    Bonito ejemplo y una hermosa muestra de humildad la tuya por dejarte enseñar por una criatura. Sólo hay que saber donde mirar para aprender, para saber hacia donde dirigir nuestros pasos, y si nos caemos, nos sacudimos, nos levantamos y otra vez hacia delante.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Responder a Clara Gregorio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *